Francis Drake contaba con el apoyo de la Reyna Isabel I, de Inglaterra, quien le había dado respaldo financiero y político para que saliera a "castigar al Rey de España en sus Indias", como se denominaban en aquella época las tierras americanas.

Por HTN

Diariodominicano.com

SANTO DOMINGO, el 10 de enero de 1586, circuló la versión de que las tropas del corsario inglés Francis Drake, estaban en aguas del mar Caribe, cerca de la ciudad de Santo Domingo.

Francis Drake contaba con el apoyo de la Reyna Isabel I, de Inglaterra, quien le había dado respaldo financiero y político para que saliera a "castigar al Rey de España en sus Indias", como se denominaban en aquella época las tierras americanas.

La reacción de Inglaterra contra España se produjo luego de que una flota del marino y comerciante inglés John Hawkins, fue destrozada por otra española, en un incidente ocurrido frente a las costas de San Juan de Ulúa, en México.

Al ataque sólo sobrevivió un pequeño grupo de ingleses, entre los que se encontraba el marino Francis Drake. El incidente se sumó a los motivos que tuvo la Reyna Isabel I, para ordenar a sus flotas actuar contra los intereses de España.

Francis Drake, zarpó de Plymouth en el mes de septiembre de 1585. En octubre atacó el puerto español de Vigo. De allí salió a Santo Domingo.

El pirata inglés tenía la versión de que la ciudad de Santo Domingo, era una colonia floreciente y rica, como se hablaba de ella en Europa.

El 10 de enero de 1586, se recibieron las primeras informaciones sobre la presencia de la flota de Francis Drake, en el mar Caribe, cerca de la ciudad de Santo Domingo, pero la entrada a la ciudad se produjo el día siguiente, 11 de enero de 1586.