Por Fausto Triana

La Habana, 6 dic (PL) Prestigiosos realizadores y artistas latinoamericanos tendrán desde hoy una mirada atenta en el 40 Festival del Nuevo Cine de La Habana, donde varios de ellos dictarán conferencias magistrales.

Varios igualmente se integrarán a la tradicional cita, que celebra cuatro décadas de vida, en calidad de concursantes por los premios Corales. Y un segmento no menor, como contribuyentes de la industria en esta región del mundo.

Desde el surgimiento de la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, en el oeste de la capital cubana, numerosas personalidades del séptimo arte fungieron como profesores y ocasionalmente brindaron clases especiales.

En la versión que comienza este jueves y se extenderá hasta el 16 de diciembre, llama particularmente la atención el homenaje a Tomás Gutiérrez Alea (Titón), una de las figuras más prominentes del cine cubano de todos los tiempos.

Para rendir tributo a Titón (Memorias del subdesarrollo, Fresa y Chocolate, Guantanamera), se desarrollará un taller en el que estarán el documentalista británico Michael Chanan y otros ilustres especialistas de Francia, Estados Unidos y Latinoamérica.

Reconocidos en el jet-set del momento, la mexicana Ilse Salas (Cantinflas, Gueros) y el brasileño Bruno Gagliasso (popular en Cuba por su telenovela Sol naciente), pasearán sus rostros por la cita habanera del Nuevo Cine.

No menos ilustres, andarán por estos lares los argentinos Carlos Sorín (compite con Joel) y Tristán Bauer; el chileno Sergio Trabucco; y el uruguayo Alvaro Brechner (concursa con La noche de 12 años).

Sin confirmar pudiera hacerse un espacio de lujo el también argentino Luis Puenzo (Oscar por La historia oficial), lo mismo que el puertorriqueño Benicio del Toro (Sospechosos de siempre, Tráfico, Che, Sin City, Siete días en La Habana, Sicario).

Otro invitado especial al festival en la capital cubana es el músico y cineasta serbio Emir Kusturica, con tres Palmas de Oro en Cannes (1985, 1989 y 1995), quien presentará el documental El Pepe, una vida suprema (en torno a la vida del exmandatario uruguayo José Pepe Mujica).

En cartelera estarán varios estrenos de producciones nacionales, como la laureada Yuli, que aborda la vida del afamado bailarín Carlos Acosta, con el sello de la directora española Lucía Bollaín.

Yuli, sin embargo, no concursará por los Premios Coral del evento, como tampoco lo hará la aclamada Roma, del mexicano Alfonso Cuarón (Oscar por Gravity) que trata la vida de una joven trabajadora doméstica de origen mixteco.

Los amantes del cine en Cuba apuestan de todas formas por Inocencia, una película de Alejandro Gil que hace una mirada profunda de un hecho histórico y luctuoso para la isla caribeña, el fusilamiento de ocho estudiantes de medicina por las autoridades coloniales españolas.

Las propuestas en la pugna por los Corales tienen otros asideros interesantes en la competición. Argentina, para no variar, pisa terreno sólido con El ángel, basada en un hecho real y con la dirección de Luis Ortega.

Asimismo, destaca Joel, del experimentado Sorín, y la poco convencional Familia sumergida (Opera Prima de María Alché), con la actuación de Mercedes Morán.

Los críticos depositan miradas esperanzadoras en la liza de los galardones a dos pesos pesados de la cinematografía de la zona, el colombiano Ciro Guerra con Pájaros de verano; y el cubano Fernando Pérez, con Insumisas.

Ya con un recorrido notable en los circuitos internacionales, Las herederas (de Marcelo Martinessi, Paraguay), seguramente no pasará indiferente en La Habana.

arc/ft