La construcción de la base se inició el 14 abril de 1948, pero se suspendieron y los trabajos fueron retomados en 1987 por el Gobierno del presidente Joaquín Balaguer, que encabezó el acto inaugural el 6 de octubre de 1992.

Por HTN

Diariodominicano.com

SANTO DOMINGO, RD, El 11 de octubre de 1926, el Congreso Nacional declaró de alto interés para República Dominicana la construcción de un faro en la ciudad de Santo Domingo, para honrar la memoria de Cristóbal Colón.

El proyecto contaba con el apoyo del Presidente Horacio Vásquez, quien lo había considerado como un asunto de interés para la Nación.

De la historia

La República Dominicana fue la elegida entre un conjunto de países para albergar los restos del almirante y navegante Cristóbal Colón, en un monumento museo construido a partir del 14 de abril de 1948 cuando el país estaba bajo la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina y culminado en 1992, en la gestión del presidente Joaquín Balaguer, para conmemorar los 500 años del descubrimiento de América.

En una historia publicada por Evelyn Germán en el diario El Caribe, el 25 de Mayo de 2013, refiere que su edificación en mármol, con cerámica italiana, lámparas en bronce y la sorprendente e inusual vista que se aprecia en los componentes de su estructura física, principalmente en el mausoleo que contiene los restos mortales del descubridor, hace del recorrido una experiencia única y memorable para los visitantes.

Otro componente del Faro a Colón, es el Gran Cañón, el cual invita a descubrir y sumergirse en el mundo del conocimiento universal, gracias a que en él se aprecian piezas de colección de todas las épocas y que tienen origen en una gran diversidad de naciones de todos los continentes.

El recorrido por los diversos salones del Faro constituye una gran experiencia, por su valor histórico y cultural.

Además de albergar los restos mortales de Cristóbal Colón, en el monumento se investiga, expone, conserva y difunde la memoria histórica y el patrimonio internacional relacionado con el descubrimiento, colonización y evangelización de América, en las tres vertientes involucradas, Europa-Asia, Africa y América.

Este mausoleo es visto como el tercer monumento cultural más importante del país, el cual remonta su historia al 12 de octubre de 1492, cuando llegaron las primeras embarcaciones provenientes de una sociedad civilizada, dirigidas por Cristóbal Colón. El sociólogo y columnista Mario Bonetti, actual director del Faro, indica que la obra posee "un valor identitario, por haber sido esta isla el punto de partida de la conquista del resto de los países de habla hispana, también por tener aquí los restos del gran almirante y por contener el monumento de luz más grande del mundo asociado a la figura de Cristóbal Colón".

Levantado en el sector El Pensador, de Villa Duarte, en Santo Domingo Este, es considerado único en su especie y consta de 251 faroles, con una altura de 104 metros y siete niveles.

La aprueban los cancilleres de la OEA

"Bonetti enfatiza, además, que "el monumento al descubridor tiene una cualidad política-social que no tienen los demás monumento nacionales, y ello es que su idea original y el proyecto de su construcción no fueron obras de Trujillo ni de Balaguer, sino que fueron adoptados como resolución en una de las reuniones de los Cancilleres, o sea de los gobiernos latinoamericanos, de los Estados Unidos y Canadá, reunidos en Santiago de Chile en el año 1923, en el marco de la antigua Unión Panamericana, antecesora de la Organización de Estados Americanos (OEA), para honrar la memoria del genial navegante, cuyo descubrimiento de un Nuevo Mundo fue el fundamento para el advenimiento, siglos después, de nuevos mundos multiétnicos y poli culturales, agrupados en el vocablo América Latina".

En 1914 el estadounidense William Ellis Pulliam promovió en la prensa de su país la construcción de un faro monumental en la primera ciudad del Nuevo Mundo.

En la historia publicada por El Caribe, también se destaca que Aunque no se recuerda la última vez que sus luces fueron encendidas, el Faro a Colón es considerado como el monumento de luz más grande del mundo, por su proyección lumbrar en forma de cruz en el cielo, una honra a Cristóbal Colón.

Diariamente al mausoleo acuden turistas de diversas nacionalidades con la finalidad de conocer, de manera detallada, la trayectoria del almirante, de mano de los guías turísticos.

Cuenta en sus alrededores con una extensa área, la cual es utilizada por los moradores del sector para practicar diversas disciplinas recreativas en familia o en compañía de amigos o relacionados.

Además de ser un centro para el esparcimiento de la familia, también ha sido escenario de importantes proyectos del cine. En el faro se rodó una película dirigida por cineastas españoles, específicamente en el área del Gran Cañón.

De la historia

Construido en la parte oriental de la ciudad, en el mismo altozano donde en 1496 fue fundada la ciudad de Santo Domingo.

El objetivo fue construir una obra grandiosa, en recuerdo de la fundación de la primera ciudad de América, inicia en 1852.

Para edificarla debían participar todos los países americanos y europeos. Al aproximarse las celebraciones del IV Centenario del Descubrimiento de América, en el 1880, el presidente Gregorio Luperón, solicitó a las naciones la construcción. Pero, la idea fue abandonada y se transformó en un monumento en mármol de Carrara (Italia) y bronce, esculpido por los españoles Carbonell y Romeu, e instalado en la nave central de la Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación, la Catedral Primada de América.

El monumento fue inaugurado el 6 de diciembre 1898 en una ceremonia que concluyó con el traslado de los restos de Colón.

Una versión histórica indica que durante la ocupación Norteamericana (1916 - 1924) y el surgimiento de la tercera República, en virtud de la Ley 531 se declaró la necesidad de erigir un faro en honor al Descubrimiento de América, denominado "Faro a Colón". La Unión Panamericana del 2 de noviembre 1927 publicó un concurso mundial de la construcción, abierto a los arquitectos de todas las naciones. Participaron mil 926 arquitectos de 44 naciones, quienes presentaron 456 proyectos.

"Los 10 mejores proyectos fueron expuestos en abril de 1929 en Madrid, en el Palacio de Artes. Entre los 10, en Río de Janeiro los jurados, en 1931, eligieron el proyecto del arquitecto inglés J. L. Gleave.

La construcción de la base se inició el 14 abril de 1948, pero se suspendieron y los trabajos fueron retomados en 1987 por el Gobierno del presidente Joaquín Balaguer, que encabezó el acto inaugural el 6 de octubre de 1992.

Del Faro a Colón parten 21 calles, tantas como los Países del Continente, las cuales confluyen a la avenida Las Américas.