SANTO DOMINGO, el 14 de Septiembre de 1885, el Presidente Alejandro Woss y Gil, ordenó al ministro de Hacienda que realizara una investigación para establecer en cuáles terrenos del Estado se podrían asentar inmigrantes europeos.

En ese momento, el Gobierno dominicano tenía interés en promover las inmigraciones europeas para aumentar la producción agrícola

Primaba la idea de que los europeos podían hacer importantes aportes para el progreso de la República Dominicana.

El Presidente Alejandro Woss y Gil, de esa manera le dio continuidad a la política que había iniciado el Presidente Francisco Gregorio Billini, quien había presentado renuncia el 16 de mayo de 1885.

Woss y Gil asumió la Presidencia porque era el Vicepresidente de la República, en el Gobierno del Presidente Billini, quien renunció al cargo.

El uno de septiembre de 1884, Francisco Gregorio Billini había asumido la Presidencia de la República, al ser declarado ganador de unas elecciones que el prócer Gregorio Luperón calificó de fraudulentas.

Billini llegó al poder con su compañero de boleta Alejandro Woss y Gíl. Los dos eran sustentados por el general Ulises (Lilís) Heureaux.

A Francisco Gregorio Billini le tocó un período de Gobierno difícil, ya que los miembros del Partido Azul, considerados más liberales, le hicieron la vida difícil, porque perseguían evitar que siguiera creciendo el poder político y militar del general Ulises (Lilís) Heureaux.

Ulises Heureaux, quería dirigir el Gobierno desde su Ministerio de Guerra y Marina. Ante esa situación, el Presidente Francisco Gregorio Billini renunció a la jefatura del Estado y entregó el Gobierno al Vicepresidente Alejandro Woss y Gíl, el 16 de Mayo de 1885.

En el discurso que pronunció para anunciar su renuncia a la Presidencia de la República, Francisco Gregorio Billini citó entre los logros de su Gobierno la llegada de la inmigración de canarios contratada por el Ministerio de Fomento.

Al dirigirse a los diputados expresó: "Satisfacción legítima siento de que se haya comenzado durante mi Gobierno a establecer esa corriente de inmigración laboriosa en el país".

Anunció que en breve vendrían otros brazos a darle empuje a nuestra abatida agricultura y aconsejó al nuevo Gobierno no omitir sacrificios por seguir fomentando la inmigración de canarios.

La política a la que dio continuidad el Presidente Alejandro Woss Gil aseguraba terrenos propios a los trabajadores canarios que vinieran al país en virtud de contratos con el Gobierno dominicano