El 12 de julio de 1844, el general Santana, jefe del Ejército del Sur, había entrado con sus tropas a la ciudad de Santo Domingo, con lo que dio inicio a su plan para derrocar a la Junta Central Gubernativa.

Héctor Tineo Nolasco

Diariodominicano.com

SANTO DOMINGO, el 13 de julio de 1844, el general Pedro Santana fue proclamado Jefe Supremo de la República Dominicana. El mismo día Santana y sus colaboradores continuaron con su plan para dar un golpe a los miembros de la Junta Central Gubernativa, que presidía el prócer Francisco del Rosario Sánchez, desde el día 9 de junio de 1844.

El día anterior, el 12 de julio de 1844, el general Santana, jefe del Ejército del Sur, había entrado con sus tropas a la ciudad de Santo Domingo, con lo que dio inicio a su plan para derrocar a la Junta Central Gubernativa.

Santana logró su objetivo con el apoyo del cónsul de Francia, Saint Denys, quien advirtió a Francisco del Rosario Sánchez, que si enfrentaba con violencia al jefe militar del sur, se iba a retirar con sus barcos de guerra.

Francisco del Rosario Sánchez también se encontró con la dificultad de que el Comandante de Armas de la Plaza de Santo Domingo, general José Joaquín Puello, se negó a enfrentar a Pedro Santana que había salido con su ejército desde Azua para tomar a la ciudad de Santo Domingo.

El Presidente de la Junta Central Gubernativa, ante esa circunstancia viajó a San Cristóbal, para tratar de encontrar una salida política en una conversación con el general Santana, pero no logró su objetivo, ya que en lugar de diálogo lo que vivió con el jefe militar fue una acalorada discusión.

Pedro Santana acusó a la Junta Central Gubernativa de haberle negado el apoyo que necesitaba el Ejército cuando estaba en campaña en Azua. Al final de la discusión Sánchez se vio obligado a permitir la entrada del Ejército del Sur.

El acontecimiento se produjo a las 11 de la mañana del día 12 de julio de 1844, cuando Santana entró a la ciudad comandando a su fuerza militar de 2 mil hombres.

Al entrar a la ciudad, los militares fueron concentrados en la Plaza de Armas. Allí el coronel Antonio Abad Alfau, encabezó a los oficiales que empezaron a expresar:

"Abajo la Junta, viva el General Santana, Jefe Supremo del Pueblo", lo que dejó claro que la recién fundada República estaba a punto de ver un nuevo golpe contra la Junta Central Gubernativa.

El propósito de Santana era instalarse como Dictador, pero el cónsul Saint Denys, lo convenció de que lo más conveniente era que sacara a los miembros de la Junta Central Gubernativa que encabezaba Sánchez y se reintegrara a los que formaban el organismo cuando lo presidía Tomás Bobadilla y Briones.

Saint Denys calificó de ilegales a los miembros de la Junta que fueron escogidos cuando Sánchez fue designado Presidente.

El día 9 de junio un grupo de trinitarios había decidido dar un golpe de Estado para quitar el poder a los conservadores que controlaban la Junta Central Gubernativa, presidida por Bobadilla, quienes deseaban convertir la naciente República Dominicana en un protectorado de Francia.

El plan se inició en la Fortaleza Ozama, en Santo Domingo, donde recibieron apoyo de un grupo de oficiales.

Los trinitarios estimaban que Tomás Bobadilla y los miembros de la Junta Central Gubernativa, José María Caminero, Francisco Javier Abréu y Francisco Ruíz, eran culpables de conspirar contra la soberanía nacional al mantener negociaciones encaminadas a obtener la protección de los franceses.

Una versión da cuenta de que la exaltación de los ánimos era tal que Francisco del Rosario Sánchez previó que varios de los conservadores podrían perder la vida en el movimiento y les avisó los alcances del plan para que tuvieran tiempo de buscar asilo en el consulado francés, como luego lo hicieron varios.

Al consumarse el golpe de Estado contra la Junta Central Gubernativa, el prócer Francisco del Rosario Sánchez fue escogido Presidente en lugar de Tomás Bobadilla.

Como demás miembros de la Junta Central Gubernativa fueron designados los trinitarios Pedro Alejandro Pina, Manuel María Valverde y Juan Isidro Pérez.

El prócer Juan Pablo Duarte, quien ostentaba el rango de general, miembro de la Junta, fue designado Comandante Militar de Santo Domingo, la principal guarnición militar de República Dominicana.

Los trinitarios habían iniciado el plan para derrocar a los miembros de la Junta Central Gubernativa, a finales de Mayo de 1844, por entender que ponían en peligro la soberanía nacional.

A partir del día 12 de julio de 1844, sus planes se vieron en el punto de la frustración, ya que a pocos días el general Pedro Santana con el apoyo del cónsul francés consumaría el golpe y tomaría el poder hasta legitimarse como el primer Presidente de la República Dominicana.