SANTO DOMINGO, el 11 de julio de 1509, llegó a la colonia de española de Santo Domingo, el nuevo gobernador, Diego Colón, nombrado por la corona en sustitución de Nicolás de Ovando.

En el momento que llegó a la ciudad de Santo Domingo había dificultades para conseguir mano de obra, porque la población aborigen estaba diezmada por las enfermedades y los maltratos de los colonizadores.

Un censo de 1508, estableció que sólo quedaban 60 mil aborígenes de alrededor de 400 mil que había cuando Cristóbal Colón y su comitiva llegaron a la isla de Santo Domingo, el día 5 de diciembre de 1492.

El 11 de julio de 1509, cuando Diego Colón sustituyó a Nicolás de Ovando, la atención de los habitantes de la Española se centraba en la manera de conseguir nativos para obligarlos a trabajar en las minas.

En cambio, los que tenían aborígenes se las arreglaban para evitar que el Gobernador se los quitara y se los entregara a otros propietarios.

Diego Colón, en cambio se dedicó a hacer valer, en su provecho, los privilegios que correspondían a su padre Cristóbal Colón, en virtud de las Capitulaciones de Santa Fe, lo que enfrentó su administración con la Monarquía Española y los colonos de Santo Domingo.

En el año 1508, la Monarquía, como medida preventiva, ante la sospecha de que Diego Colón tratara de obrar conforme sus intereses personales, designó a Miguel de Pasamonte, como Tesorero General de las Indias, a fin de que sirviera de elemento de control en la administración de los intereses reales.

El historiador Frank Moya Pons, en su obra Manual de Historia Dominicana, novena edición actualizada, anota que las pugnas que surgieron, mayormente por la apropiación y posesión de los aborígenes, terminaron enemistando a Diego Colón con los más importantes encomenderos y colonos que veían en el Gobernador una amenaza para sus intereses y los de la Monarquía, que no perdía de vista que el hijo de Cristóbal Colón, actuaba como un encomendero y no como el representante de la Corona.

Las acciones del Gobernador Diego Colón motivaron que España creara un tribunal de apelación para que las decisiones del funcionario no fuesen absolutas y los agraviados, a quienes el Gobernador les quitara los indígenas pudieran apelar a otra instancia para modificar las decisiones.

En consecuencia, el tribunal denominado Real Audiencia, se convirtió en un mecanismo para controlar el poder del Gobernador Diego Colón.