Con la muerte de don Manuel del Cabral, terminó la vida de un intelectual que dio a sus creaciones una dimensión de contenido universal, pero sin perder el alma de la sociedad dominicana.

Por HTN

Diariodominicano.com

SANTO DOMINGO, el viernes 14 de Mayo de 1999, falleció en su residencia de la Capital, el Premio Nacional de Literatura, el poeta y novelista Manuel del Cabral.

Con la muerte de don Manuel del Cabral, terminó la vida de un intelectual que dio a sus creaciones una dimensión de contenido universal, pero sin perder el alma de la sociedad dominicana.

Manuel del Cabral nació en la ciudad de Santiago de los Caballeros, el 7 de marzo de 1907.

Compadre Mon, es una de sus obras en la que reflejó la violencia y la pobreza de la lucha política en la República Dominicana.

Su personaje dice lo que sintió el intelectual por el contexto que le tocó vivir. "Compadre Mon, los guapos se bebieron la República".

De esa manera reflejó la violencia que originaban las luchas intestinas en la República Dominicana.

Manuel del Cabral también reflejó en su obra las desigualdades sociales y los prejuicios que marcan la vida nacional.

Cuando comenzaba a caminar fue testigo de la inestabilidad política, la primera intervención militar de Estados Unidos contra la República Dominicana, en el año 1916 y los acontecimientos que se derivaron de ese hecho, el Gobierno de Horacio Vásquez (1924-1930) y la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, 1930-1961.

En su obra también están sus aventuras en el Yaque del Norte, el que retrató con sus aguas caudalosas y cristalinas.

| Con Manuel del Cabral, terminó la vida física de una parte del alma nacional. Su obra es inmortal. Compadre Mon, Chinchina Busca El Tiempo, y El Presidente Negro, son parte de la vida dominicana.