Galván se destacó como político, novelista y servidor público. De su matrimonio con Francisca Velásquez, nacieron sus hijos Angela Demerici, Enrique Julio Silverio, Eugenia Teresa de las Mercedes, Manuel de Jesús, Rafael María Octavio y Juan Luis Arturo.

Por HTN

Diariodominicano.com

SANTO DOMINGO, El 13 de enero de 1834, nació en la ciudad de Santo Domingo, Manuel de Jesús Galván, hijo de María Candelaria Galván Cordero. Una versión da cuenta de que su padre fue Francisco Javier Abreu.

Galván se destacó como político, novelista y servidor público. De su matrimonio con Francisca Velásquez, nacieron sus hijos Angela Demerici, Enrique Julio Silverio, Eugenia Teresa de las Mercedes, Manuel de Jesús, Rafael María Octavio y Juan Luis Arturo.

Tras la muerte de su esposa en mayo de 1896, casó con su prima María del Carmen Galván.

Galván, como político fue defensor de las ideas de los conservadores.

Se inició en la vida pública como secretario particular del Presidente Pedro Santana, en 1859. En 1861 apoyó la decisión del Gobierno de Santana de anexarla República Dominicana a España.

Durante los años de 1863 a 1865 sirvió a los anexionistas en los cargos de Jefe de Negociado y de Secretario de Gobierno.

El 16 de Agosto de 1863, los dominicanos proclamaron la Restauración de la República con lo que comenzó la Guerra Restauradora que terminó el día 10 de julio de 1865 con la salida de los últimos militares españoles.

Tras el acontecimiento, Manuel de Jesús Galván abandonó el país con los españoles y se radicó en Puerto Rico, donde fue nombrado Regente de la Real Hacienda. En la ocasión Puerto Rico y Cuba eran las principales colonias que conservaba España en el Caribe.

La obra cumbre de Manuel de Jesús Galván es la novela "Enriquillo". Otra obra suya es El arreglo de la cuestión dominico-española.

El historiador Manuel Núñez, en su obra sobre Manuel de Jesús Galván, resalta sus novelas Elvira y Manfredo, La Puericracia, Federico o el aburrimiento, La Alcahueta y toda su prosa diplomática.

Considera que el autor de Enriquillo ha sido juzgado muy negativamente porque, por lo general, a los intelectuales se les exige que sean una especie de Cristo Jesús, de sacrificados, de hombres que lleven una carga social superior.

Aclara que no quiere justificar las acciones de Galván que los demás condenan pero explica que al nacer, “se produce una eclosión de patriotismo y cuando tiene diez años, en 1844, comienza a percibir un poco lo que había sido su infancia en la que estuvo vigente la circular de Boyer que prohibía la enseñanza de la lengua española, la memoria de lo que fueron las invasiones haitianas con el incendio de las iglesias y todas las exacciones hechas por los haitianos.

El doctor Joaquín Balaguer en la Historia de la Literatura Dominicana, considera la novela como una de las mejores del género histórico.

Los personajes centrales son Enriquillo, el cacique de Bahoruco y su mujer Mencía.

Galván desempeñó cargos en los gobiernos que sucedieron al presidente Pedro Santana, incluidos los de Ulises Francisco Espaillat, Cesáreo Guillermo, Alejandro Woss y Gil.

Es el fundador de la Sociedad Amantes de las Letras y los semanarios El Oasis y La Razón, creado por el gobierno con el objetivo de neutralizar la propaganda contra la reincorporación.

Galván se retiró de la vida pública a los setenta y dos años. Tras la caída de los liberales, refiere Núñez, se refugió en Puerto Rico. Allí falleció el 13 de diciembre de 1910.