Horacio Vásquez y Federico Velásquez fueron los candidatos de la Alianza Nacional Progresista, que agrupo a los seguidores de los dos políticos.

Por HTN

Diariodominicano.com

SANTO DOMINGO, RD, 15 de marzo de 2017.- El 15 de marzo de 1924, el general Horacio Vásquez y el licenciado Federico Velásquez, fueron electos presidente y Vicepresidente de la República, con lo que terminaría la ocupación militar de Estados Unidos.

Horacio Vásquez y Federico Velásquez fueron los candidatos de la Alianza Nacional Progresista, que agrupo a los seguidores de los dos políticos.

En virtud del Acuerdo Político que los llevó unidos a las elecciones del 15 de marzo de 1924, además de la Vicepresidencia, los partidarios de Velásquez recibirían el 30 por ciento de los ministerios y demás cargos públicos.

Se impusieron a la Coalición Patriótica de Ciudadanos que núcleo a los seguidores del ex Presidente Juan Isidro Jiménez, que llevó como candidato presidencial a Francisco J, Peynado, quien al conocer los resultados felicitó a la alianza ganadora y le prometió su colaboración en el Gobierno.

Horacio Vásquez y Federico Velásquez tomaron posesión el día 12 de julio de 1924, con lo que terminó la ocupación militar de Estados Unidos que había comenzado de manera oficial el 29 de noviembre de 1916, cuando el Capitán H. S. Knapp hizo pública la proclama en virtud de la cual Estados Unidos declaró la ocupación militar contra la República Dominicana. De esa manera se oficializó la primera intervención militar norteamericana en el territorio nacional en el siglo XX.

La decisión de ocupar a la República Dominicana había sido aprobada por el Presidente estadounidense Woodrow Wilson, quien acogió una recomendación del Secretario de Estado, que sugería la intervención militar como única salida a la crisis dominicana.

En el momento de emitir la proclama el Capitán H. S. Knapp, se desempeñaba como comandante de la fuerza de cruceros de la escuadra del Atlántico de los Estados Unidos de América y las Fuerzas Armadas de los Estados de América situadas en varios puntos dentro de la República Dominicana, actuando bajo la autoridad y por orden del gobierno de los Estados Unidos de América.

Entre las motivaciones de la ocupación, Estados Unidos alegó que la República Dominicana incumplía sus compromisos financieros.